Ahí tienes a tu Madre

María, madre de Jesús, madre de la Iglesia, mujer por excelencia, representa la  dignidad radical de las mujeres. Ella ha tenido un papel decisivo, en cuanto que cambió toda la historia. Ella continúa interviniendo en nuestras vidas.

Carta de San Juan Pablo II a los obispos de los Estados Unidos, 8-IV-1989